Wilshere

Sin embargo, y es evidente que Simeone no puede prescindir de su dupla de delanteros ni de la defensa de los carriles exteriores, hay un nombre que puede incomodar especialmente la defensa atlética en ese escenario de posesión más dividida con respecto a la ida: Jack Wilshere. El centrocampista inglés está, por fin, en un momento de forma pletórico, y sus características hacen especial daño a un doble pivote que además esté conformado por tipos móviles y dinámicos como Saúl y Thomas.
Wilshere juega en una posición intermedia, y cuando baja a recibir a la altura de Xhaka, atrae a los centrocampistas atléticos. Con la soltura que tiene ahora mismo para girar y pasar, esa zona entre líneas será una preocupación extra teniendo en cuenta que allí se moverán Ramsey, Mkhitaryan y Özil, y que Lacazette también dará opciones con movimientos hacia ambos perfiles. La sensación es que, a pesar de lo visto en la ida, el pase a la final dependerá más de las veces que Diego Costa y Griezmann se encuentren y de cómo gestione el Atleti sus posesiones, que de una heroicidad defensiva como la presenciada en Londres.
Emocionante semifinal la que tenemos por delante.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Dos equipos muy distintos, los gunners con una inexperiencia que potencia lo emocional de la salida de Wenger, los colchoneros con una emotividad surgida de la resistencia del asedio en la ida.

El Metropolitano va a vivir su primera gran noche europea en un ambiente cargado por las ganas y la emoción de vivir una vuelta de una semifinal europea cuando todo parecía acabado con la eliminación de Champions y tras la derrota contra el Barcelona. En este contexto no me puedo imaginar un desempeño que no roce el 100% de intensidad de los del Cholo.

Con las bajas de Sime y Filipe (al menos de inicio), el Atlético tendrá que fiar toda su suerte ofensiva al talento de Griezmann y la profundidad de Costa, acompañados por la capacidad de generación de posesión que le de Koke.

Sin embargo, me parece clave la actuación de Thomas. El Atlético, con Filipe Luis en el campo, gana altura en el terreno por el sector izquierdo, a través de combinaciones del brasileño con Koke y Griezmann. Os parece que el Cholo pueda probar algo parecido con Thomas en el sector derecho, colocando a Koke como interior en ese sector y aprovechando que Antoine suele caer en esa banda?
Hace tiempo lo hablamos. Thomas tiene un potencial interesante para ejercer de lateral-volante al estilo de Filipe. Lo que no veo es a Koke jugando por el sector derecho. Se pierde posicionalmente. Tiende a abrirse mucho y le falta cintura/arrancada para poder salir hacia delante sin tener que tocar en horizontal o hacia atrás.

Y Correa no te va a bajar para pausar y dar tiempo al ghanés a llegar. En cuanto la coja, va a girarse y mirar arriba. A lo mejor Vitolo sería una solución intermedia que pudiera abrirle el carril derecho a la vez que mantener la altura para permitirle llegar en combinación.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Creo que va a ser vital cómo gestionen la salida por fuera tras la recuperación los “laterales” rojiblancos. Si los volantes (pongamos Koke y Correa) van bien a las ayudas, a Thomas le deben quedar muchos balones hoy en propio campo y con Monreal rebasado por la propia profundidad de su ataque, donde tendrá que elegir mirar en largo, conducir o jugar por dentro (por el lado izquierdo no tengo dudas de que será pase de seguridad o balonazo a Costa). Creo que dependerá de él una parte importante de cómo transite y que se parta el bloque en la medular, y a qué altura juegue, en definitiva.

Wilshere

La heroica resistencia del Atlético de Madrid en el Emirates Stadium deja un panorama radicalmente distinto para el partido de vuelta frente al Arsenal. En lo emocional, el equipo rojiblanco regresó a Madrid con un resultado que el contexto del encuentro tras la expulsión de Vrasljko debió derivar hacia otra cosa, de modo que la ventaja anímica -y el mensaje del Cholo después del encuentro preparó al Metropolitano para su primera gran noche Europa- será un factor a tener en cuenta.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
En lo puramente futbolístico, la pregunta es cómo gestionará el Atlético de Madrid la defensa frente al Arsenal en igualdad numérica, algo que sólo pudimos intuir en Londres. Es evidente que perder a Vrasljko le dio una clara ventaja al cuadro londinense, pero también que el Atlético de Madrid pasó a reducir la franja de terreno a defender, lo que provocó que las ayudas en la protección del área fuesen más sencillas. Es cierto que el equipo, al perder un punta, tuvo mucha menos salida, pero al componente emocional que ayudó a la resistencia se sumó un escenario defensivo en el que Godín u Oblak marcan la diferencia.
Evidentemente, estar en inferioridad numérica no fue en absoluto positivo, pero sí ofreció un contexto defensivo que obligó a un plus de finura al Arsenal, que por otra parte se aprovechó de poder robar la pelota de forma constante en campo rival, al perder el Atlético de Madrid el apoyo interior de Griezmann para que pudiera lanzar a Gameiro al espacio. Más allá de que el resultado para el equipo londinense obligue a una intención similar a la vista hace siete días en el Emirates Stadium, cabe esperar un escenario de encuentro radicalmente distinto.
En primer lugar, por la presencia de Diego Costa, que indiscutiblemente hará que el Arsenal realice menos ataques organizados. El hispanobrasileño encontrará, presumiblemente, un escenario ideal. Con la posesión dividida, algo que se puede intuir, Koscielny y Mustafi pasarán mucho tiempo defendiendo a gran altura, y ahí cualquier envío profundo va a ser un suplicio para los ingleses. Costa tendrá que dar profundidad al equipo, y por las características y necesidades del rival, lo hará arrancando de una altura que encaja perfectamente con sus características.
Esa posesión dividida, sin embargo, puede llevar al Atlético de Madrid a dar un espacio extra en campo propio. El 4-4-2 de Simeone garantiza dos cosas que son realmente importantes para defender al Arsenal. En primer lugar, que Diego Costa y Griezmann, en la última línea, llevan a tu equipo a atacar con frecuencia, aunque la pelota esté lejos de la portería rival. Es algo que evidentemente faltó en el partido de ida y que se hace más valioso si cuentas con esa dupla de delanteros, ya que aportan una opción de gol constante, ya sea por consecuencia directa o indirecta.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
El segundo de los factores a tener en cuenta es la defensa exterior. El Arsenal proyecta muy arriba tanto a Bellerín como a Monreal, de modo que el pase hacia fuera siempre es una opción interesante y dañina. El posicionamiento de Koke y Correa sin pelota ayuda que ese envío no sea recibido de forma limpia, de modo que el Arsenal pierde un activo clave a la hora de atacar. Primero porque por sí mismos, los dos laterales españoles son capaces de ser muy productivos, y segundo porque esa altura a la que juegan ayuda a poder recuperar la pelota con premura en campo rival.

Salah

Rudi García y Spalletti fueron, lógicamente, adaptando su libreto personal, pero ambos tuvieron, cada uno en una mitad del curso 2015/2016, en Miralem Pjanic un hombre que además de lanzar al espacio a Gervinho y, por supuesto, a un Salah que mantuvo la capacidad de ruptura, aunque no fuese en exclusiva, a un futbolista que aumentaba la estancia de su equipo en el ataque posicional. El bosnio, en ese momento, actuaba como interior derecho en un 4-3-3 en el que su gestión del carril interior derecho pasaba desde dar un apoyo a Keita o De Rossi en el primer pase, hasta recibir por delante de la línea de la pelota en campo rival. Salah, que ya prefería la banda derecha en esos ataques estáticos, siempre tenía cerca de uno de los grandes centrocampistas en términos de gestión de la pelota del panorama actual, lo que enriqueció su juego posicional. Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Quizás uno de sus problemas durante su estancia en Roma, más allá de que sus números no fueron en absoluto negativos -marcó 29 goles en 65 partidos de Serie A con la camiseta giallorossa- fue que aún debía evolucionar en cuanto a seguridad en sus remates. Ocurre en el fútbol italiano que, por cultura, el equipo grande encuentra muchos partidos en la temporada viéndose obligado a un ataque organizado bastante constante ante rivales con nueve o diez jugadores por detrás del balón, y probablemente eso redujo la efectividad anotadora del egipcio, que dividió sus disparos entre acciones de transición, donde encaraba portería y definía con más soltura, y golpeos con más opción de ser bloqueados, donde mostró una necesidad de evolucionar tanto en técnica como en toma de decisiones.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Indiscutiblemente, Salah se trataba de una de las grandes estrellas del fútbol italiano cuando el Liverpool decidió acometer su fichaje, pero en ningún caso podía esperarse el espectacular rendimiento que ha dejado bajo los mandos de Jürgen Klopp. No cabe duda de que el técnico alemán era el más propicio para explotar sus virtudes, y el fútbol inglés, un terreno en el que las transiciones rápidas y verticales están a la orden del día, un lugar perfecto para terminar de encontrar su madurez. Sin embargo, Salah está reventando récords -puede llegar a ser el futbolista que más tantos marque en una temporada de Premier League- de forma absolutamente sorprendente.
Una de las ventajas indiscutibles para Salah es que su aterrizaje en el Liverpool se ha producido después de que Klopp haya tenido un margen de trabajo lo suficientemente amplio como para dar forma al equipo que él quería. El conjunto red es un bloque que se basa en dos conceptos claros e innegociables: presión y verticalidad. El escenario potenció a un Salah que de un plumazo se encontró con dos grandes noticias: le iban a dar la pelota al espacio, donde ningún defensa de la Premier League puede darle caza en carrera, y esos envíos, encima, iban a ser tras robos a gran altura, por lo que las situaciones de remate tras ese pase iban a ser si cabe más francas.

El Gran Salah

La llegada de Mohamed Salah al fútbol italiano en el invierno de 2015 supuso un golpe de efecto, primero, para la Fiorentina, el club que logró su cesión, y después, para la propia carrera del egipcio, que pasó de ser un descarte del Chelsea a mostrarse como un futbolista capaz de decidir partidos en la élite. El club londinense había acometido su fichaje justo doce meses antes, después de un enfrentamiento directo con el Basilea en el que el jugador egipcio llamó muchísimo la atención.
Los únicos dos partidos que perdió el equipo de Jose Mourinho en esa fase de grupos de la Champions 2013/2014 fueron precisamente contra el cuadro suizo. Salah no se trataba de su jugador referencia, pero sus características encajaban de maravilla en el plan de juego del portugués, que con Willian, Oscar y Hazard lograba construir transiciones hacia el ataque muy veloces con un alto grado de precisión. De hecho, tras su llegada, Salah participó hasta en nueve partidos de una Premier League que finalmente se acabó llevando el Manchester City.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El gran ostracismo que vivió en el arranque del siguiente curso provocó que el Chelsea decidiera darle salida, y la forma en la que se llegó a un acuerdo con la Fiorentina fue aprovechar el nombre de Juan Guillermo Cuadrado para hacer una especie de intercambio. El colombiano venía siendo uno de los jugadores clave para Vincenzo Montella, y sin duda su pérdida iba a resultar un problema importante. La llegada de Salah, sin embargo, acabó resultando no sólo la solución, sino una forma de mejorar el rendimiento del equipo, ya que llegó un perfil que permitió matar dos pájaros de un tiro: sumaba un gol que no estaba al alcance del colombiano, y potenció la figura de un Joaquín que pasó a ser fundamental.
En una Fiorentina con Ilicic y Cuadrado teniendo un papel importante, el movimiento a los espacios pasaba por ser casi parte exclusiva de Mario Gómez. La llegada del egipcio no sólo ayudó en ese sentido, sino que la Fiorentina comenzó a intimidar a gran distancia de la meta rival. Eso, además, hizo que Joaquín comenzase a tocar más veces la pelota en la gestación de las jugadas, ya que uno de los extremos  -o el segundo punta, papel que Salah hizo en ocasiones cuando Montella pasaba del 4-3-3 al 3-5-2- se alejaba de la pelota para terminar jugadas. El primer Salah que aterrizó en el Calcio era un diablo haciendo desmarques de ruptura, y eso le permitió dejar varias exhibiciones, quizás la más sonada el doblete que le hizo a la Juventus en la ida de las semifinales de Copa.Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
La Fiorentina trató de mantenerle, pero la Roma, que jugaba Liga de Campeones, apostó por un fichaje que a la postre acabó resultando fundamental. El equipo capitalino jugaba Liga de Campeones, y el egipcio pasó a ser un jugador clave en los planes, primero, de Rudi García, y después, de Luciano Spalletti. En ambos casos comenzamos a descubrir un perfil de Salah que no había terminado de mostrarse en la Fiorentina: el de un futbolista con capacidad para dar continuidad en situaciones de ataque posicional. El tremendo juego interior de la Fiorentina –Joaquín, Badelj, Ilicic, David Pizarro- obligó a Montella a usar a Salah como lanza, pero en la Roma el escenario era diferente. El egipcio compartía delantera con Dzeko y sobre todo y más importante, con un Gervinho que pasaba a ser la profundidad por decreto.